"EL CONOCIMIENTO ES PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD, NADIE TIENE EL DERECHO DE SECUESTRARLO Y SIEMPRE SE IMPARTIRA GRATIS"

"KNOWLEDGE IS THE HERITAGE OF HUMANITY, NO ONE HAS THE RIGHT OF KIDNAPPING AND ALWAYS will be provided FREE"

«La connaissance est patrimoine de l'humanité, personne n'a le DROIT de l'enlèvement et le sera toujours fourni GRATUIT"

"O conhecimento é o patrimônio da humanidade, NINGUÉM TEM O DIREITO DE SEQÜESTRO E SEMPRE será fornecido LIVRE"

"المعرفة هي تراث الإنسانية، لا أحد له الحق في الخطف ودائما وسوف تقدم مجانا"

"ידע הוא מורשת האנושות, לאף אחד אין זכות חטיפה ותמיד יינתן בחינם"

BLOG Y RADIO EN ESTADO PURO PARA MENTES ABIERTAS, CREATIVAS Y LIBRES DE ETIQUETAS.

domingo, 18 de agosto de 2013

Lucifer, estrella de la mañana

Pocos personajes en la Historia de la mitología han sido tan denostados como Lucifer. Si preguntamos a la gente quién es dicho personaje, el 95% de las contestaciones serán referentes al enemigo de Dios, también llamado Satanás, Belcebú o simple y llanamente, el demonio. Pero no, dicho significado es incorrecto. Lucifer y Satán son dos personajes diferentes, englobados en uno solo por la teología cristiana, como a continuación les mostraremos.
 
El ángel caído
expulsionUn día  –según la versión cristiana–  Lucifer quiso ser como el propio Dios. Por ello, la deidad se enfadó tanto con él que le desterró por siempre a nuestro mundo, siendo desde entonces el Príncipe del mismo (como menciona la propia Biblia). Desde ese instante, Lucifer-Satán se identificó como la parte contraria a Dios; debía regir el inframundo y para ello utilizaría todos los pecados y métodos posibles que condujesen al error de los humanos, destinado este fin a obtener el mayor número de almas para su infierno. Ésta es la versión que tan encarecidamente defiende cualquier párroco de cualquier iglesia del mundo. El bien contra el mal; Dios contra Lucifer, el día y la noche, la luz y la oscuridad… el dualismo típico desde la existencia del ser humano. Pero entonces, surge una duda: ¿Por qué el demonio se llama ‘Lucifer’, cuando la traducción literal de su nombre es ‘Portador de Luz’? Es una contradicción en toda regla, ya que el nombre mismo indica algo bueno; la luz, necesaria para evitar los peligros que acechan en la oscuridad

Lucifer no es Satán. Sí, eso ya lo hemos dicho, pero es necesario que aquellos que lean estas líneas eliminen de su memoria cualquier referencia que los relacione. Son simple y llanamente, DOS PERSONAJES DISTINTOS. Ahora bien, ¿cómo llegaron a ser unidos en uno solo? Por “culpa” de los Padres de la Iglesia, aquellos que a finales del siglo IV y principios del V, establecieron las bases de lo que sería la ¿Santa? Iglesia Católica Apostólica Romana.
 
Lucifer, defensor de la sabiduría humana
Al igual que la versión cristiana antes mencionada, existen varias historias sobre la figura mitológica de Lucifer que han acompañado al ser humano desde mucho antes de la aparición del cristianismo, allá por el siglo I. Es más, el término luciferismo significa ‘humanidad’. ¿Por qué? Porque según la leyenda, Lucifer se rebeló contra el Creador al no querer dotar este último a los humanos de sabiduría, y hacerles unos simples animales más que ocupaban el azulado mundo. Este hecho significó una batalla antológica de ambos ejércitos: los del Creador y los de Lucifer. Finalmente, éstos últimos vencieron a la deidad y el “golpista” consiguió finalmente su cometido: las personas serían dotadas de la sapiencia necesaria para ser únicas entre todos los seres vivos del planeta tierra.

El Creador no podía pasar por alto que Lucifer, aun movido por un gesto noble, se hubiese rebelado contra su palabra. Por ello, le castigó duramente, pero no con la muerte ya que el golpista secaido había revelado por el amor que sentía por los humanos. Le desterró hasta el fin de los tiempos al planeta tierra, donde sería El Príncipe de Este Mundo y velaría por los intereses de aquellos a quienes había defendido. Ahora es posible que el lector/a se dé cuenta del porqué de su nombre: Portador de Luz (lux; luz-ferre; portar, llevar en el idioma de Julio César). Lucifer quiso traer la luz del conocimiento al mundo, para que así fuésemos racionales y alcanzásemos las cuatro dimensiones que el humano puede alcanzar: la física, la mental, la causal y la austral. Como decimos, diferentes sin ninguna duda a todos los seres de la Creación.
 
Con la Iglesia hemos topado...
Dicha fábula sobre Lucifer derivó en una creencia, que se conoce como ‘luciferismo’. Los creyentes en el mito anterior pensaban que el conocimiento total sobre la vida se alcanzaba a través de dicha luz de la sapiencia y la gnosis, así llegaban limpios y puros al Creador también llamado Verdad Suprema. Se puede comparar con los cristianos gnósticos, quienes alcanzaban la verdad a través del propio Jesucristo aunque ambas creencias, por descontado, no necesitaban de un líder espiritual que guiase a la comunidad. Mal asunto cuando comenzó a aparecer la incipiente Iglesia como institución.
 
Lucifer ha sido asociado por los antiguos al planeta Venus (también a Sirio), quien aparece por el horizonte justo antes que el sol en su amanecer diario. Por ello, Venus es el lucero portador de luz; su visión es completa y muy distinguida en la oscuridad de la noche, hecho que sin duda llamó la atención de nuestros antepasados quienes le asignaron dicho nombre e inventaron fábulas, como la explicada líneas más arriba. Esas mismas fábulas derivaron en creencias religiosas y en la invención de deidades como la de Lucifer, el dios humanista por excelencia.

luzDe un modo práctico, todos aquellos primeros cristianos que creyeron en la figura de Jesús de Nazaret como el Mesías y que conocían a su vez el mito de Lucifer, identificaban a Cristo como Lucifer, sin más. Es totalmente lógico, que no se extrañe el lector de esto que decimos. Un autor cristiano del siglo IV, Prudencio, es un ejemplo de ello. Reproducimos el texto de Psychomachia: “Buscad a Lucifer [Cristo], el alimento del dogma celeste, para que multiplicando vuestra esperanza la alimente de vida incorruptible”. Ahí es nada: el Mesías cristiano identificado al igual que la deidad maligna contraria a Dios.
 
No es el único autor cristiano que hace referencia a Lucifer, aunque los posteriores ya no lo identifican con Cristo. San Jerónimo (siglo IV) tradujo al latín la Biblia que por aquel... entonces se había recopilado; su obra abarca todo el Antiguo Testamento a excepción de los Salmos y el Nuevo Testamento por él revisado, evangelios incluidos. Siglos más tarde, sobre el VI-VII, se compilaron dichos escritos en una sola obra, la Vulgata. Pues bien, en dicha obra (y por ende en las versiones posteriores de la Biblia) encontramos el siguiente pasaje de Isaías 14,12-15:

“¿Cómo caíste del cielo, lucero brillante, hijo de la aurora, echado por tierra el dominador de las naciones? 13 Y tú decías en tu corazón: subiré a los cielos; en lo alto, sobre las estrellas, elevaré mi trono y me asentaré en el monte de la asamblea, en las profundidades del aquilón. 14 Subiré sobre las cumbres de las nubes, y seré igual al Altísimo. 15 Pues bien, al seol [nombre de la morada de los muertos] has bajado, a las profundidades del abismo.”
 
Como es lógico, de este texto derivó la historia de la sublevación de Lucifer contra Dios y su descenso a los infiernos. Nada más lejos de la realidad: En Isaías 14,4 (justo antes del anterior pasaje) el autor escribe “entonarás esta sátira contra el rey de Babilonia, y dirás…” Con lo cual, el protagonista de este párrafo es el que por aquel entonces se erguía como enemigo del pueblo hebreo y de las naciones que controlaba, y no Lucifer, como han contado durante siglos desde los púlpitos de todas las iglesias del mundo. 

También, en el Apocalipsis 12,7, Juan relata una batalla en el cielo acaecida entre el ángel Miguel y el dragón, la cual reproducimos: encadenado

Hubo una batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles peleaban con el dragón, 8 y peleó el dragón con sus ángeles y no pudieron triunfar ni fue hallado su lugar en el cielo. 9 Fue arrojado el dragón grande, la antigua serpiente, llamada Diablo y Satanás, que extravía a toda la redondez de la tierra, y fue precipitado a la tierra” 

El autor del Apocalipsis conocía sin duda alguna el texto de Isaías, que adoptándolo a su nueva creencia, lo plasmó en el nuevo escrito y adjudicó los nombres de ‘Satanás’ y ‘Diablo’ a ese lucero que cayó de los cielos, cuando en el Antiguo Testamento habla del rey de Babilonia, como ya dijimos. El ‘dragón’ y ‘la antigua serpiente’ hacen referencia a las creencias milenarias anteriores al cristianismo. Es un hecho que en lugares tan distantes como Perú y Egipto han aparecido jeroglíficos que adoran al reptil y que lo sitúan en los cielos. La comparación es fácil: una serpiente era lo más parecido a un relámpago que, como todos conocen, en su contacto con la tierra puede llegar a producir fuego (de ahí el mito del dragón escupiendo llamaradas por la boca). 
 
¿Por qué la Iglesia hizo confundir a Satán con Lucifer?
Por provecho propio, como en casi toda la historia de la institución con sede en Roma. Pongámonos en situación para entender el porqué de esta reacción contra Lucifer y, sobre todo, contra sus seguidores porque el tema tiene mucha, muchísima miga. 

desgraciaHablando sobre mitos, costumbres y creencias anteriores o coetáneas al cristianismo es necesario hablar del luciferismo como una más de todas esas religiones que por aquel entonces bullían por millares en Oriente y por extensión, en el resto del mundo. El luciferismo era una más, pero con una peculiaridad que la distinguía de la mayoría: su leyenda se parecía demasiado a la de Jesús el Cristo, religión que a partir de finales del siglo I y principios del II se expandía rápidamente. Los creyentes en Lucifer (los humanistas, por llamarlos de alguna manera) comenzaron también a respetar a Cristo, Hijo de Dios hecho hombre, al verlo como un enviado de aquél quien dotó a la humanidad de la tan necesaria sabiduría –eso sí, después de que Lucifer le venciera– y por ende, a ver también a Jesús de Nazaret como el “regalo” de conciliación del Creador con el antiguo golpista al mandar a su hijo a la tierra, posesión de Lucifer tras haber sido desterrado a ella hasta el final de los tiempos.

Por lógica extensión, el luciferismo yacía sobre la tierra mucho antes que el cristianismo, por lo que supuestamente el cristianismo le debía rendir pleitesía al luciferismo por una sencilla razón: Jesús luchó por la humanidad, pero mucho después de Lucifer que lo hizo al principio de los tiempos (mitológicamente hablando, recordemos). Por lo tanto, ahora teológicamente hablando, Lucifer es el “jefe” de Cristo en la tierra, donde nació como un humano, vivió como un humano y sufrió y murió como un humano en las posesiones del Príncipe de Este Mundo. De ahí la identificación de Lucifer con Cristo en los textos antiguos cristianos; misma misión pero diferente nombre. En primer lugar, los Padres de la Iglesia quisieron absorber el mito de la humanidad de Lucifer en Jesús, por la cual la salvación era universal –el conocimiento es también universal– y así adquirir, como siempre lo han hecho, características de otros dioses para el suyo propio.

Jesucristo era ‘portador de luz’, su supuesto mensaje lo era. Por eso también la adopción de Lucifer para designar a Cristo. Así aparece reflejado en Juan 8,12 “Otra vez les habló Jesús, diciendo: Yo soy la luz del mundo, el que me sigue no tendrá tinieblas, sino que tendrá luz de vida.” Y esto, sin duda alguna, incurriría en prácticas no deseadas por la jerarquía eclesiástica de la época. Confundir a Cristo con Lucifer llamándole así mismo podría acabar con el cristianismo que ellos querían desarrollar en la Europa post-romana; y como no pudieron absorber el mito de Lucifer en Cristo, demonizaron a la figura mitológica anteponiéndola a Dios y siendo el gobernador del infierno.luzz

Como conclusión, hemos de añadir que la demonología cristiana se basa en el estudio del Antiguo Testamento y en las ocasiones que en dichos textos aparece el Diablo (por ejemplo en la historia del santo Job, cuando Dios habla con Satanás ¿? para poner a prueba a su seguidor más ilustre). Por eso tomaron de Isaías 14,12-15 el relato del intento de ascensión por parte de Lucifer y su posterior caída al inframundo utilizándolo para unir en un solo ente al lucero brillante y a Satanás. Lo vendieron desde los púlpitos como el intento de “golpe de Estado” que Lucifer tramó para ser más que Dios, y no dijeron nunca que tal escrito de Isaías se refería al por aquel entonces rey de Babilonia, como refleja el principio del mismo. Una vez más, la Iglesia católica contó lo que quiso y como quiso para dar forma a la antítesis de Dios y, de paso, eliminar a un competidor directo por las masas como era la religión que existió en honor a La Estrella de la Mañana.
 
Como es lógico, no todos los seguidores de Lucifer creían en la misma versión de los hechos y se dividieron, al igual que pasó con el cristianismo. Existió el luciferismo y el luciferianismo, iguales en su principio pero distintos en su concepción. Los primeros aducían únicamente a la salvación mediante el conocimiento, la sapiencia, la sabiduría, la naturaleza y demás aspectos que nos rodean, además de realizar rituales para ponerse en contacto con su deidad. Los segundos creían que Lucifer había enseñado a los humanos el lado de la maldad, para que nunca lo hiciesen por las consecuencias que ello tendría. Desde entonces, el Creador se opuso a los humanos y decidió castigarlos por su impertinencia sobre la maldad enseñada por Lucifer, quien estaba al lado de las personas.

Y es que en la Historia del ser humano ocurre siempre lo mismo: una versión sobre un hecho determinado deriva en muchas versiones diferentes que, desarrolladas por otras personas, viene a ser un “teléfono escacharrado” sobre mitos, leyendas y creencias adoptadas por gente posterior por cientos de años a quienes empezaron a tramar el cuento. Cosas de humanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Este blog ha sido creado basándose en contenidos propios y otros recopilado de blogs, webs, email recibidos de amigos y algunas otras fuentes escritas. Todo ello ha sido colocado de buena fe y no se intenta violar la propiedad intelectual o copyright de ninguna persona u organización y siempre citamos la fuente y el enlace para acceder al contenido original. En todo caso, si por alguna circunstancia ocurriera esto, ¡ por favor avisenos!, se realizarán las acciones necesarias.