"EL CONOCIMIENTO ES PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD, NADIE TIENE EL DERECHO DE SECUESTRARLO Y SIEMPRE SE IMPARTIRA GRATIS"

"KNOWLEDGE IS THE HERITAGE OF HUMANITY, NO ONE HAS THE RIGHT OF KIDNAPPING AND ALWAYS will be provided FREE"

«La connaissance est patrimoine de l'humanité, personne n'a le DROIT de l'enlèvement et le sera toujours fourni GRATUIT"

"O conhecimento é o patrimônio da humanidade, NINGUÉM TEM O DIREITO DE SEQÜESTRO E SEMPRE será fornecido LIVRE"

"المعرفة هي تراث الإنسانية، لا أحد له الحق في الخطف ودائما وسوف تقدم مجانا"

"ידע הוא מורשת האנושות, לאף אחד אין זכות חטיפה ותמיד יינתן בחינם"

BLOG Y RADIO EN ESTADO PURO PARA MENTES ABIERTAS, CREATIVAS Y LIBRES DE ETIQUETAS.

jueves, 25 de marzo de 2010

ARPAS ETERNAS 5

Os copio el 5º correo electronico que nos envia nuestro amigo el Editor D. José Navajas


AÑO TREINTA Y TRES- MUERTE DEL BAUTISTA- LECTURA DE SU TESTAMENTO



Considero importante que lean las reflexiones (y que saquen las suyas) del final de la selección de hoy, así como las acotaciones explicativas.

Cuando el Maestro supo el traslado de Juan, comprendió que los días de su primo estaban contados. Vio además la siniestra figura de Herodías detrás de esta orden de traslado, que alejaba al solitario de las multitu­des que le amaban y que habían hecho sentir en diversas ocasiones su re­solución, de defender la vida de Juan aún a costa de sus propias vidas. En aquellas escabrosas montañas, al fondo de la Perea del otro lado del Mar Muerto ¿quién defendería al ...

Profeta
La amarga angustia de sus discípulos buscó de inmediato la piedad de Jhasua, como último refugio ante lo inevitable que se acercaba.

Él tío Jaime (1) fue el hilo conductor de los huérfanos de Juan hacia la apacible Bethania, donde temporalmente descansaba el Maestro. De inme­diato ordenó una profunda concentración mental entre todos los que allí se encontraban, para ayudar al mártir en la prueba final a que sería so­metida su fe en el Ideal Supremo, y su firmeza en defender el bien y la justicia a la vista de los cielos y de la tierra.

Cinco años había durado el apostolado ardiente de Juan en la Pales­tina, y en las cercanías ribereñas del Jordán, como en las áridas monta­ñas del desierto de Judea, donde parecían estar aun resonando sus vigorosos discursos condenatorios de las corrupciones de los poderoso», que cual torrente de inmunda baba corría sobre las muchedumbres, corrom­piendo sus costumbres y agravando su miseria.

Para intensificar más esta gran fuerza espiritual, con que el Cristo Divino quería fortificar la heroica firmeza de Juan, abrió e! pergamino en que éste dejaba su testamento y lo leyó ante las cuarenta personas que se albergaban entonces en Bethania.

Y aquella silenciosa y consternada asamblea escuchó de labios de Jhasua esta sencilla declaración:

"Yo Juan de Hebrón, siervo del Altísimo, declaro ante Dios y los hombres, que muero sosteniendo los divinos ideales en que nací, y fui for­mado por mis padres en la infancia, y por mi madre espiritual la Frater­nidad Esenia, en medio de la cual pasé mi juventud y primera edad viril, y donde fui favorecido con tan grandes dones de Dios, que ninguna fuer­za de la Tierra o del averno será capaz de apartarme de la fe en que he vivido, y de las convicciones que me han sostenido hasta el fin.

"Entre estas convicciones profundas está en primera línea, el divino misterio de la encarnación del Verbo de Dios en la personalidad huma­na de Jhasua de Nazareth, en el cual han tenido cumplimiento los vatici­nios de nuestros grandes Profetas.

"El es el Ungido Divino enviado a este mundo, para enderezar los caminos de los hombres (2) y llevarlos al Reino de Dios.

"El es el Cristo Mensajero del Amor Divino, que será...

 puesto en la balanza de la Eterna Justicia como contrapeso a los odios y egoísmos hu­manos, llegados al paroxismo del crimen y la iniquidad.
"Seguidle los que tenéis luz de Dios para reconocerle.

"Seguidle los que tenéis encendida en el alma la chispa divina del Eterno Ideal.

"Seguidle los que anheláis una vida superior a la vida de las muche­dumbres inconscientes.

"Seguidle los que sufrís las injusticias humanas, los que sembráis flo­res de amor y recogéis ingratitudes; los que habéis visto marchitarse y morir todas las esperanzas humanas y lleváis un sepulcro en vez de un corazón!..

"Amadle hasta el oprobio y hasta la muerte, los que buscáis al Amor sin encontrarle en la Tierra, porque él es el divino tesoro del Amor Inefable del Padre sobre la humanidad terrestre. .

"Este es mi primer legado.

Y he aquí el segundo:

"En las grutas de refugio conocidas de mis seis discípulos íntimos, dejo muchos hijos amados de mi espíritu que les arrancó de la muerte, del crimen y del vicio, para encaminarles a la honradez y al bien. (2a)

"Entre el Monte de los Olivos Bethphagé y Gethsemaní, se encuen­tran los refugios de mis arrepentidos, de los cuales sólo tienen conocimiento los dos ancianos Terapeutas que viven en la Gruta de Jeremías fuera de la muralla de Jerusalén, a un estadio al oriente de la Puerta de Damasco, próxima a las canteras.

"Tanto ellos como ellas, están condenados por las leyes humanas a calabozo perpetuo o a muerte, los unos crucificados por ser esclavos fu­gados de sus amos a causa de malos tratamientos; otros a lapidación por haber cometido adulterio; otros a la hoguera por creérseles hechiceros y magos, que anunciaron a los poderosos la justicia divina que caería sobre sus maldades.

"Son todos ellos mi herencia para el Ungido que viene en pos de mí, y para sus seguidores en la obra divina de salvación y de perdón.

"Que el Altísimo Señor de todo lo creado reciba mi espíritu cuando abandone ia vida carnal, que tomó en servicio suyo y en cumplimiento de su Voluntad Soberana.

"Así sea".

El lector bien comprenderá que la lectura del testamento de Juan hizo rebosar en las almas la simpatía y amor hacia él, en tal forma, que un torrente de fuerzas uniformes y afines envolvió en ese instante al valeroso cautivo en la Fortaleza de Maqueronte. Un éxtasis sublime de amor y de fe absorbió sus pensamientos, sus anhelos, hasta sus ma­nifestaciones de vida durante tres días consecutivos.

(…) Dos de los discípulos de Jhoanan volvieron a Bethania, cuando ya el Maestro se disponía a regresar a Galilea con todos sus compañeros de viaje.

La consternación de Jhasua fue visible para todos cuando tuvo el relato de la muerte de Jhoanan.

—Ha muerto decapitado en el fondo de un calabozo —pensó— mien­tras que yo moriré a la vista de todos colgado en un patíbulo de infamia

 

Y volvió a repetir su frase:

"La muerte por un ideal de redención humana es la suprema consa­gración del amor".

En Jerusalén habían comenzado grandes actividades de los amigos del Profeta Nazareno, en preparación secreta para los acontecimientos que se esperaban.

En el que fuera años atrás Palacio Henadad adquirido por la caste­llana de Mágdalo (3) para refugio de viudas, se habían celebrado reuniones secretas entre el príncipe Melchor, con los príncipes judíos Sallum de Lohes, Jesuá y Judá hijo de Ithamar.

José de Arimathea y Nicodemus habían concurrido también. Estu­diaban el plan de liberación propuesto por Jhoanán el profeta mártir

Comprobaron asimismo que todos los datos dejados en su testamento eran exactos, y que los testigos que corroborarían las denuncias ante el Delegado imperial de Siria, vivían todos y estaban dispuestos a dar tes­timonio de la verdad, con la única condición de que fueran protegidas sus vidas

La virtuosa Helena, hermana de Noemí y madre y madre del joven rey ízate Adiabenes, de las orillas del Eufrates, había concurrido a Jerusalén en aquella Pascua, y decidió quedar establecida en la capital del mundo is­raelita. Enterada por su hermana de lo que se proyectaba, puso la mitad de sus bienes (3a) a disposición de los dirigentes de aquella cruzada libertadora.

(…) Mientras tanto Jhasua, ajeno a todo este movimiento preparatorio, visitó con sus Doce, las antiguas Sinagogas de Nehemias y Zorobabel, donde encontrara en otra ocasión tesoros históricos de gran interés para los santuarios esenios dedicados a conservar la verdad en sus archivos de rocas.

—Si algún día —les dijo— cuando yo haya vuelto al que me envió, os sentís animados a escribir lo que os sea dado de lo alto, venid a depo­sitarlo en estas arcas de encina guardadas por la honradez legendaria de los fundadores de estas dos sinagogas, únicos santuarios de Divina Sa­biduría que han quedado en la cuidad de los Profetas. (4)

(…)"Nuestro Padre Celestial es ante todo Padre y Médico de sus hijos, y cuando debe hacer dolorosas amputaciones para curarles, no las anun­cia de ordinario, hasta que ellos mismos las vean llegar.

— ¡Señor! —Exclamó desolado el buen Pedro— ¡Tú nos puedes ha­cer vencedores a todos! Hazlo así Señor!

— ¡Te engañas Pedro! No soy yo el que hará vuestros triunfos sino vosotros mismos. Por mandato del Padre, os doy la luz y os enseño el ca­mino del triunfo, y como Enviado del Padre os digo por El: Soy el ca­mino, la verdad y la vida, que habéis elegido.

"¿No me llamáis vuestro Maestro? Decís bien, porque lo soy. Haced pues lo que viereis en vuestro Maestro, y estaréis en la verdad y no erra­réis el camino, Vuestra vida eterna será entonces una corona de triunfos

Cuando llegaron a los bosques de Bethania encontraron que el joven Felipe, ayudado por los criados de Lázaro, tenían todos los asnos enjae­zados y listos para partir.

Antes que el Maestro y sus Doce, había llegado la familia de Ithamar con Helena de Adiabenes y Melchor de Horeb para despedirse de los viajeros, entre los cuales iría el príncipe Judá y Simónides.

Los cuatro Doctores amigos de Jhasua que ocupaban cátedra en el Gran Colegio, extraían para sus alumnos del oscuro seno de las sagra­das profecías, la verdad que ya no podía ocultarse: El Mesías prometido por los Profetas estaba ante el pueblo de Israel.

Sus obras lo proclamaban bien alto. El pueblo corría tras él. ¿Por qué sus altos dirigentes mantenían cerrados sus ojos para no verlo?

Hanán (5) el astuto anciano que conocemos se había presentado al Gran Colegio para escuchar las lecciones de aquellos cuatro Doctores que se ha­bían constituido "agentes" según él decía, del maestrillo Galileo.

—Estáis torciendo el rumbo de nuestra juventud —les dijo

¿Queréis que se mantenga el orden y la disciplina en el pueblo con un hombre que enseña la igualdad de la plebe con la nobleza y hasta del esclavo con sus amos? ¿No es eso incitar a la rebelión? Si tanto le amáis cambiad de lenguaje, no sea que vosotros mismos ayudéis a dic­tar su sentencia. (5a

Está escrito que el Mesías saldrá de Betlehem de Judá de la mis­ma cuna del Rey David.

Vosotros sabéis esto como yo, y os atrevéis a sostener lo insosteni­ble, afirmando que un galileo, Jhasua de Nazareth es el Mesías anun­ciado por los Profetas.

—Noble Hanán —contestó al instante José de Arimathea. Si te tomas el trabajo de buscar en el libro de los nacimientos que se guarda en la Sinagoga pública de Betlehem, encontrarás treinta y dos años atrás registrados allí el nombre de Jhasua hijo de Joseph y de Myriam, ambos de la Tribu de Judá, y ambos de la estirpe de David.

— ¿Por qué entonces le llaman el galileo, el Profeta Nazareno?

—Porque Jacob padre de Joseph, heredó de sus abuelos maternos tierras en Cana y en Nazareth y se fue a cultivarlas, por lo cual su ho­gar y medios de vida están en aquella provincia. No obstante la mayor parte de su parentela reside en Jericó y Betlehem, donde Jhasua nació en casa de (6) Elcana y Shara, tíos de Myriam, a donde había concurrido por negocios familiares. De todo esto hay muchos buenos israelitas que son testigos y que aún viven, y vieron al niño recién nacido la misma noche de la conjunción de Júpiter, Saturno y Marte, tal como los astrólogos caldeos, persas e hindúes venían anunciando desde lejanos tiempo

"Nicodemus y yo le hemos visto en el día de la Purificación de su madre, a los cuarenta días de haber nacido en Betlehem.

"Éramos muy jóvenes, con sólo veintidós años, y actuando el anciano Simeón como sacerdote oficiante, fue testigo de que Ana la profetisa pa­ralítica, que se hallaba en el Templo, vio una gran luz sobre el niño y fue ella curada de su parálisis de treinta años.. .

—Y si tan enterados estabais ¿por qué no lo dijisteis en aquel en­tonces?

—Noble Hanán, mala memoria tienes cuando has olvidado que el Sanhedrín mismo mandó callar todas estas cosas, alterado por la có­lera de Herodes que ordenó la degollación de los niños betlemitas naci­dos en ese tiempo, para exterminar así, al que los sabios venidos del le­jano Oriente buscaban como Ungido de la Divinidad. La salvación del niño estaba en el ocultamiento y el silencio.

—Y vosotros tres ¿qué decís? —preguntó el viejo Hanán a los tres compañeros de José.

—Habiendo sido testigos de los hechos tal como José los ha referido, no podemos menos de reconocer que cuanto él ha dicho es toda la verdad.

—Bien —dijo algo turbado—. Os advierto que si sois hijos de Israel y queréis conservar vuestra buena posición, seguid callando como callas­teis hasta ahora, pues no vosotros sino el Sanhedrín debe decir la prime­ra palabra. (5b)

Y se retiró.

Los cuatro doctores amigos fueron presentando unos en pos de otros su renuncia a los cargos que desempeñaban en el Gran Colegio, y se re­tiraron a la vida privada.

Muchos alumnos dejaron también las aulas por solidaridad con sus maestros, y hubo por entonces una triste emigración de estudiantes a las Escuelas de Alejandría, de Siracusa, de Athenas y de Tharsis. (7)

Y ellos fueron como palomas mensajeras de la buena nueva para aquellos países, donde aún no se tenía noticia del gran acontecimiento que debía cambiar la faz moral de la humanidad.

Tan sólo en Alejandría, había dejado traslucir el maestro Filón que una Nueva Era (7a) había comenzado para la cultura humana, que sería en­cauzada por senderos también nuevos de paz, de fraternidad y de ele­vación moral y social.

Reflexión y comentario a las llamadas:

Esta selección de Arpas Eternas de hoy tiene mucha importancia para ser enlazada con otras que aparecerán en los próximos días, y en también con lo que se desprende del pasaje del evangelio católico y la archirrepetida frase utilizada por la iglesia católica “tu eres pedro y sobre esta piedra edificaré mi iglesia” Reparen y no olviden en que Juan ha muerto en el año 33, y como aparecerá más adelante en otro relato, a 8 lunas (8 x 28 días. Algo menos de 8 meses) de la muerte del Maestro.

(1) El tío Jaime fue hermano de María (Madre) y un discípulo y seguidor del Maestro.

(2 y 2a) Juan el Bautista nos habla de que “no todo estaba bien, ni en armonía con las leyes Cósmicas”, ni entonces ni ahora. Que el “mal existe” y que hay que actuar en el PLAN CRISTICO DE LA HUMANIDAD. El pasaje de mañana da para reflexionar mucho más al respecto.

(3 y 3a) La castellana de Magdalo es María Magdalena, hija única, huérfana y muy rica, así como Helena de Adiabanes. Ambas pusieron parte de sus bienes al servicio de la causa del Maestro.

(4) El Maestro pide a los seguidores que se decidan a escribir, que depositen en el lugar que les indica esos escritos, así como la Comunidad Esenia había encontrado allí textos históricos de gran interés. Los fundadores de la Orden del Temple, financiados por Hugo de Champagne incursionaron a esos lugares desde antes de la I Cruzada. Los caballeros de la Orden del Temple se establecieron en esas tierras (en parte) buscando documentación.

(5 y 5a) Hanan pertenecía al Sanhedrin y muñidor de los acontecimientos que estaban por ocurrir. En este pasaje y en los siguientes, busquen la similitud entre el Sanhedrin y el Vaticano. Entre las ordenes sacerdotales de entonces, y las de la iglesia católica.

(6) En casa de Elcana y Shara tíos de Myriam (María Madre) había nacido 33 años antes Jesús de Nazareth. Irá apareciendo en pasajes del Tomo I de Arpas Eternas. Lo del pesebre y todos esos mitos, suena a “pegoletes interesados” como diría un cordobés.

(7 y 7a) Cita Tharsis cómo una de las Escuelas de la Nueva Era. Tharsis, nuestra Tharsis, la que tenemos en Andalucía, ahí al ladito, la descendiente de Tartessos donde se establecieron Atlantes conscientes. …

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Este blog ha sido creado basándose en contenidos propios y otros recopilado de blogs, webs, email recibidos de amigos y algunas otras fuentes escritas. Todo ello ha sido colocado de buena fe y no se intenta violar la propiedad intelectual o copyright de ninguna persona u organización y siempre citamos la fuente y el enlace para acceder al contenido original. En todo caso, si por alguna circunstancia ocurriera esto, ¡ por favor avisenos!, se realizarán las acciones necesarias.