"EL CONOCIMIENTO ES PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD, NADIE TIENE EL DERECHO DE SECUESTRARLO Y SIEMPRE SE IMPARTIRA GRATIS"

"KNOWLEDGE IS THE HERITAGE OF HUMANITY, NO ONE HAS THE RIGHT OF KIDNAPPING AND ALWAYS will be provided FREE"

«La connaissance est patrimoine de l'humanité, personne n'a le DROIT de l'enlèvement et le sera toujours fourni GRATUIT"

"O conhecimento é o patrimônio da humanidade, NINGUÉM TEM O DIREITO DE SEQÜESTRO E SEMPRE será fornecido LIVRE"

"المعرفة هي تراث الإنسانية، لا أحد له الحق في الخطف ودائما وسوف تقدم مجانا"

"ידע הוא מורשת האנושות, לאף אחד אין זכות חטיפה ותמיד יינתן בחינם"

BLOG Y RADIO EN ESTADO PURO PARA MENTES ABIERTAS, CREATIVAS Y LIBRES DE ETIQUETAS.

sábado, 3 de mayo de 2014

Ibuprofeno al paracetamol: ¿Que son y como actuan y cuales son sus efectos indeseados? Alternativas naturales

EL CONSUMO EXCESIVO ELEVA SUS RIESGOS

Quizá es hora de comenzar a conocer un poco más sobre los analgésicos naturales. Así se corre menos riesgos que con los productos del laboratorio.
         
 
    Se encontró que alrededor del 80% de las personas que comenzaron a consumir heroína, anteriormente habían estado consumiendo analgésicos de manera ilegal. El 3.6% de las personas que habían tomado analgésicos recetados de manera ilegal, comenzaron a consumir heroína en un plazo de 5 años.

El ibuprofeno es un antiinflamatorio no esteroideo, patentado en 1961, descubierto por Stewart Adams junto con John Nicholson, Jeff Bruce Wilson, Andrew Dunlop y Colin Burrows (división de investigación del laboratorio Boots Grou), utilizado frecuentemente para el alivio del dolor de cabeza (cefalea), dolor dental (odontalgia), dolor muscular o mialgia, molestias de la menstruación (dismenorrea), dolor neurológico de carácter leve y dolor postquirúrgico. También para tratar cuadros inflamatorios, como los que se presentan en artritis, artritis reumatoide y artritis gotosa.
Con más de medio siglo en el mercado, el ibuprofeno pareciera casi imprescindible: desde combatir el dolor de cabeza y los tirones musculares, hasta la artritis o los dolores menstruales.  
Stewart Adams lo había probado durante una resaca, y devino en uno de los analgésicos más consumidos, aunque, de acuerdo a una investigación publicada en la revista especializada The Lancet, aumenta las posibilidades de sufrir complicaciones gastrointestinales. Consumido en exceso, triplica el riesgo de padecer problemas cardiacos y daños en el intestino delgado. 
Distintas sociedades médicas han alertado sobre el uso “excesivo” que se hace de esos fármacos.
Un estudio financiado por el Consejo de Investigación Médica del Reino Unido, y publicado igualmente en The Lancet, llamó a reducir la prescripción a casos en los que sean absolutamente necesarios y recomendó buscar tratamientos alternativos cuando fuese posible. 
Especialmente, si existen antecedentes familiares en lo relativo a patologías cardiovasculares o si el paciente presenta otros factores de riesgo, como la...
presión arterial alta o el colesterol elevado: 1 de cada 1.000 personas que consumen dosis elevadas de ibuprofeno sufre un ataque mortal al corazón, según los resultados del estudio mencionado.
El consumo de dosis superiores a los 2.400 miligramos diarios de ibuprofeno duplicaría los riesgos de sufrir un ataque al corazón. Por ese motivo varias marcas comerciales no han aprobado las dosis superiores a 400 o 600 miligramos. 
Otro estudio publicado por el National Center for Biotechnology Information apuntó al ibuprofeno como uno de los medicamentos de riesgo que podían producir problemas intestinales graves. El director del Centro de Investigación Celíaca del Hospital General de Massachusetts (USA), Alessio Fasano, ha señalado que el consumo “prolongado y con dosis excesivas” de fármacos AINE (por ejemplo, el ibuprofeno) está detrás de la enfermedad celíaca.
¿Es el paracetamol una alternativa al ibuprofeno?
La corteza de quina era utilizada por culturas precolombinas del Perú, Colombia y Ecuador como medicamento. Sus virtudes fueron reconocidas en Europa recién en 1631, cuando fue llevada por el jesuita Alonso Messia Venegas a Roma (Italia), enviado por el primer farmacéutico del Colegio Máximo de San Pablo de Lima, el jesuita italiano Agustino Salumbrino, quien había observado los resultados en el Perú. Luego, los jesuitas difundieron y comercializaron la quina. 
Contiene diversos alcaloides, de los cuales los más abundantes e importantes son: quinina, quinidina, cinconina y cinconidina. Aparte, posee también principios astringentes (taninos proantocianidoles dímeros y trímenos) y otros compuestos como ácidos orgánicos (ácido quinotánico, rojo cincónico) o compuestos terpénicos que intervienen en su amargor.
Cuando la quina empezó a escasear en los años 1880, la investigación científica empezó a buscar alternativas. Así se descubrió la acetanilida, en 1886; y la fenacetina, en 1887. 
El paracetamol ya había sido sintetizado en 1873 por Harmon Morse, de Northrop, mediante la reducción del p-nitrofenol en ácido acético glacial. Pero el paracetamol no se usó con fines médicos hasta 1893, cuando fue encontrado en la orina de personas que habían ingerido fenacetina y fue aislado como un compuesto blanco y cristalino de sabor amargo. 
En 1899, el paracetamol fue identificado como un metabolito de la acetanilida... pero no se le concedió importancia a tan importante acontecimiento. 
En 1946, el estadounidense Instituto para el Estudio de Drogas Analgésicas y Sedantes otorgó una subvención al Ministerio de Sanidad del estado de Nueva York para estudiar los problemas asociados con el uso de analgésicos. 
Bernard Brodie y Julius Axelrod fueron asignados para investigar por qué compuestos no relacionados con la aspirina daban lugar a metahemoglobinemia, un síndrome no letal consistente en la deformación de la molécula de la hemoglobina y por tanto causante de su incapacidad para transportar oxígeno de forma efectiva. 
En 1948 ambos investigadores relacionaron el uso de la acetanilida con la metahemoglobinemia, y dedujeron que su efecto analgésico era debido a su metabolito paracetamol. Ellos propusieron el uso de paracetamol (acetaminofén) ya que éste no tenía los efectos tóxicos de la acetanilida.
Por lo tanto, el paracetamol (DCI) o acetaminofén (acetaminofeno) es un fármaco con propiedades analgésicas, sin propiedades antiinflamatorias clínicamente significativas. 
También tienen efectos secundarios. Por ejemplo, puede causar daños hepáticos si se consume en dosis superiores a las recomendadas. 
El paracetamol fue puesto a la venta en USA en 1955 bajo el nombre comercial Tylenol. En 1956, pastillas de 500 mg de paracetamol se pusieron a la venta en el Reino Unido bajo el nombre de Panadol, únicamente con receta médica, para el alivio del dolor y la fiebre, y fue anunciado como "inocuo para el estómago": otros analgésicos de la época contenían ácido acetilsalicílico, un irritante conocido del estómago.
En 1963 el paracetamol se añadió al vademécum británico, y desde entonces se popularizó como un analgésico con pocos efectos secundarios y con pocas interacciones con otros medicamentos.
Pero en abril de 2009, la estadounidense Administración de Alimentos y Medicamentos (Foods and Drugs Administration) obligó a informar que el paracetamol, cuando se administra en dosis muy altas o junto con bebidas alcohólicas, puede ser potencialmente mortal, en virtud de los daños que puede causar al hígado.
Por tanto, la mejor forma de prevenir es evitar la sobremedicación consultando con el médico antes de consumir un AINE, pues hay riesgos, en especial si el paciente consume con otros medicamentos tales como los anticoagulantes, o si se sufren patologías como el asma. 
Un informe reciente de la Administración de Abuso de Sustancias y Servicios de Salud Mental (SAMHSA), de USA, mostró que el abuso de analgésicos con receta médica ilegal, aumenta los riesgos del individuo entre los 12 y los 49 años, a consumir heroína en 19 veces.
Se encontró que alrededor del 80% de las personas que comenzaron a consumir heroína, anteriormente habían estado consumiendo analgésicos de manera ilegal. El 3.6% de las personas que habían tomado analgésicos recetados de manera ilegal, comenzaron a consumir heroína en un plazo de 5 años.
Analgésicos
Para debatir sobre analgésicos, es necesario definir el dolor.

Es la forma como su cuerpo responde a una lesión o enfermedad. Todas las personas reaccionan al dolor de diferentes maneras. Lo que usted piensa que es doloroso, puede no serlo para otra persona.
Una gran pregunta es, ahora, acerca de los analgésicos naturales. Algunos de ellos:
> Jengibre. Es una de las plantas para el dolor de cabeza, como las migrañas. Además, también puede ayudar a combatir las nauseas que suelen conllevar esos dolores.
> Tallo de sauce. Analgésico natural que posee salicina, la misma sustancia que poseen las aspirinas y otros medicamentos para calmar los dolores. Lo mejor en este caso es preparar una infusión a partir de una pequeña porción de corteza de sauce hervida en agua, bebiendo el líquido cada ocho horas.
> Lavanda. Funciona como una buena planta medicinal para el dolor y es comúnmente utilizada en dolor de cabeza tensional. 
> Aceite de menta. Es bueno para hacer masajes suaves en las zonas doloridas por su acción sedante.
> La amapola, la manzanilla, la melisa, la pasiflora, la tila y la valeriana. Tienen además acción antiespasmódica, por lo que se utilizan en caso de dolores acompañados de espasmos.
> La guanábana o graviola. Su corteza, las hojas y las raíces, no sólo se utilizan en la lucha contra el cáncer sino que se consideran sedantes y antiespasmódicas. 
> Uña de gato. Tiene propiedades antiinflamatorias ampliamente utilizadas para el tratamiento de enfermedades muy dolorosas
> El Noni (o gunábana cimarrona o fruta del diablo o mora de la India). La xeronina, ingrediente clave del noni, tiene la capacidad de ayudar a normalizar las irregularidades de la función proteica y su subsiguiente función celular, incluida la función cerebral, zona donde se origina el dolor. El noni resultó 75% tan eficaz como el sulfato de morfina para aliviar el dolor. Y no crea adicción.
> Veneno de abejas (apitoxina. Ha sido usado en dolores desde hace más de 3.000 años. El veneno de abejas tiene en su composición sustancias muy enérgicas desde el punto de vista biológico, con capacidad analgésica, superior incluso a la de la betametasona. A su vez, tiene una gran capacidad para estimular la circulación, aún en zonas poco irrigadas como el hueso y el cartílago. También, estimulando hipófisis-suprarrenales, logra aumentar fisiológicamente la secreción de cortisol plasmático, lo que eleva el estado de respuesta del organismo.
> Clavo, rico en eugenol, "por lo que su aceite esencial puede ser utilizado como analgésico tópico", explica la Dra. Mina Kamkar, de la Universidad de Ciencias Médicas en Mashhad, Irán. "Este aceite se utiliza comúnmente para tratar el dolor de muelas, sin embargo, también se puede aplicar sobre la piel para alivar dolores musculares".
> Chiles. Contienen capsaicina, sustancia que les da su picor pero que también sería útil como analgésico tópico. "Utilizada en cremas o ungüentos la capsaicina aliviaría la sensación de dolor al reducir la sensibilidad de los nervios en el área aplicada", comenta el Dr. David Kiefer, del Arizona Center for Integrative Medicine.
> Eucalipto. De acuerdo con la Dra. Flávia Santos, de la Universidad Federal de Ceará, en Brasil, "El ungüento y el aceite esencial de eucalipto servirían como analgésicos tópicos gracias que son ricos en cineol, un compuesto que aliviaría el dolor al disminuir la respuesta de los nervios del área donde es aplicado".
> Ajo. Es otro de los superalimentos que curan todo: el selenio y el germanio en él pueden aliviar el dolor de oídos, ya que actúan como antiinflamatorio y antiséptico, además de ser como una especie de tóxico para las bacterias y hongos. Una infusión con un par de dientes de ajo en aceite de oliva permite aplicar un par de gotas en el oído. Tambien sirve para mejorar los niveles de dolor que se sufre en las articulaciones debido a la artritis. Para aprovechar de sus ventajas, picar 1 diente de ajo y calentarlo con una cucharada de aceite. Aplicar en la zona que duela y dejar que haga su efecto. 
> Piña: puede ser la cura para los dolores de estómago, ya que contiene una enzima que ayuda a romper más fácilmente las proteínas que causan dolor en el estómago y los intestinos. Con una taza al día podrá aliviar la indigestión.
> Agua, la mejor forma de aliviar y evitar tirones musculares y dolores en las articulaciones. 8 vasos de agua al día pueden hacer fluir la histamina del cuerpo, un químico que se produce durante una lesión y que genera dolor. Y si Ud. tiene un golpe, una bolsa con hielo en la zona es bueno para aliviar la inflamación.
> Arándanos, el antiinflamatorio ideal porque posee muchos antioxidantes, que eliminan los radicales libres, responsables de inflamar la mucosa digestiva. Esto causa úlceras, infecciones urinarias o malestar digestivo, entre otras dolencias. Consumir 1 taza de arándanos por día evita casi el 60% de las infecciones del sistema urinario, por ejemplo. Además es excelente para limpiar la sangre, reducir la inflamación y retención de líquidos y ayuda en los pacientes con diabetes a reducir el azúcar.
> Aceite de oliva. Debe conseguir el prensado en frío extra virgen, que es el más sano de los que venden en el mercado o directamente ir a una dietética o feria orgánica. Este aceite contiene una sustancia natural que actúa igual que el ibuprofeno y otros medicamentos antiinflamatorios no esteroideos. A diferencia del ibuprofeno, quienes lo consumen en forma permanente no corren peligros de formar coágulos sanguíneos, Alzheimer o cáncer.
> Cúrcuma (una de las especias más usadas en la gastronomía de la India. Se usa para hacer el curry). Esta especia contiene curcumina, un potente analgésico que ayuda a bloquear el dolor en el cuerpo y a la vez combatir la inflamación. Se puede usar en lugar de los fármacos, sin ningún efecto secundario. Como se ha demostrado en varios estudios, la cúrcuma puede ayudar a detener los dolores de la artritis reumatoide, al “cancelar” el envío de neurotransmisores al cerebro.
> Curcuma. La dosis que se aconseja es de 600 mg, la cuál se debe consumir 3 veces por día para conseguir mejores beneficios.
> Aceite de pescado. Al contener ácidos grasos Omega 3 pueden bloquear la producción de sustancias químicas inflamatorias, tales como los leucotrienos y las citoquias, causantes de muchos dolores intensos, que además son una de la causas de la artritis. Consumir periódicamente aceite de pescado puede reducir notablemente la gravedad de la enfermedad de Crohn y también sirve para que las personas dejes de depender de los esteroides y fármacos, que se vuelven adictivos y cada vez se necesitan dosis más altas para calmar el dolor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Este blog ha sido creado basándose en contenidos propios y otros recopilado de blogs, webs, email recibidos de amigos y algunas otras fuentes escritas. Todo ello ha sido colocado de buena fe y no se intenta violar la propiedad intelectual o copyright de ninguna persona u organización y siempre citamos la fuente y el enlace para acceder al contenido original. En todo caso, si por alguna circunstancia ocurriera esto, ¡ por favor avisenos!, se realizarán las acciones necesarias.