"EL CONOCIMIENTO ES PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD, NADIE TIENE EL DERECHO DE SECUESTRARLO Y SIEMPRE SE IMPARTIRA GRATIS"

"KNOWLEDGE IS THE HERITAGE OF HUMANITY, NO ONE HAS THE RIGHT OF KIDNAPPING AND ALWAYS will be provided FREE"

«La connaissance est patrimoine de l'humanité, personne n'a le DROIT de l'enlèvement et le sera toujours fourni GRATUIT"

"O conhecimento é o patrimônio da humanidade, NINGUÉM TEM O DIREITO DE SEQÜESTRO E SEMPRE será fornecido LIVRE"

"المعرفة هي تراث الإنسانية، لا أحد له الحق في الخطف ودائما وسوف تقدم مجانا"

"ידע הוא מורשת האנושות, לאף אחד אין זכות חטיפה ותמיד יינתן בחינם"

BLOG Y RADIO EN ESTADO PURO PARA MENTES ABIERTAS, CREATIVAS Y LIBRES DE ETIQUETAS.

sábado, 7 de junio de 2014

El peligro del pensamiento único



Enormes y brillantes se alzan con imponencia en par de estatuas de los líderes norcoreanos de la familia Kim en Piongyang, mientras reciben con reverencia la visita de miles de ciudadanos que las honran con una devoción casi religiosa.

La escena que parece recordar a faraones y césares del pasado, más que evocar la grandeza de un liderazgo suscita la tristeza de ver el triunfo del pensamiento único. Muchos podrán creer que el infortunio de la alienación mental está restringido al norte de la península de Corea o alguna remota aldea de Afganistán controlada por talibanes.  Pero no es así. El pensamiento único sigue haciendo de las suyas en todo el mundo generando una gran traba para el progreso de la humanidad.

La posibilidad de cuestionar, rebatir y contradecir son esenciales en una democracia, no solo porque son una expresión de la libertad, sino porque solo así se avanza como sociedad. En cualquier grupo humano la discrepancia es buena para el crecimiento. Pero, infortunadamente, las comunidades que ven en sus postulados la revelación única y final son cada vez más numerosos y abarcan desde los fundamentalismos religiosos y políticos hasta el sinsentido del barrismo fanático futbolero.

En las ideologías que presentan el modelo perfecto, la moral definitiva, la doctrina incuestionable y el camino al cielo, se esconde la imposición, la exclusión y el sectarismo. En los países con procesos de alfabetización pobres y donde el pensamiento crítico no está muy extendido las banderas del pensamiento único son llevadas principalmente por las religiones organizadas.

Tras el paso arrollador del pensamiento único religioso queda la división maniquea de la sociedad en buenos y malos, fieles e infieles, creyentes verdaderos y apóstatas. Los muros que se levantan entre esas divisiones están hechos del prejuicio y la falta de pensamiento escéptico.

Ejemplo de tales muros se puede ver en religiones como la de los Testigos de Jehová que prohíben el trato, llegando en casos hasta el saludo, con aquellos miembros que han abandonado la congregación. Convergencias, aunque a menor escala, con la forma como tratan las dictaduras a los disidentes políticos.

Pastor evangélico Javier Soto
El pensamiento escéptico, el que pide pruebas y demostraciones, es visto como un enemigo detestable. En el pasado la Inquisición ponía punto final a los detractores. Hoy en día la solución no puede ser fulminante, razón por la que se apela al pecado de la blasfemia o a la libertad de cultos.

Recientemente hemos presenciado que tras el terremoto de Chile y el incendio en Valparaiso ha salido el pastor Javier Soto a los medios de comunicación afirmando que tales desastres son resultados de que hay en curso un proyecto de unión civil para parejas del mismo sexo. Para él, y sus feligreses no hay placas tectónicas, no vale afirmar que otras naciones tienen matrimonio igualitario y no han sucumbido a la aniquilación, o que los terremotos han estado sobre la Tierra desde hace millones de años. No, para ellos eso no vale. El pensamiento único no escucha razones.

Ken Ham y Pat Robertson difieren
en sus creencias creacionistas.
Ambos ignoran las evidencias.
En días más recientes se ha presentado un enfrentamiento entre dos grandes líderes evangélicos estadounidenses: Ken Ham y Pat Robertson. El primero afirmó que era una tontería creer que el planeta Tierra solo tiene seis mil años, no obstante él no acepta la evolución humana. Ham, director del Museo de la Creación del Ministerio Answers in Genesis (Respuestas en Génesis) salió a atacarlo diciendo que el pastor estaba socavando la autoridad de las Escrituras. La anterior disputa no solo ha generado la burla de los biólogos, geólogos y activistas ateos de EE.UU. ¿Cómo es posible que ambos líderes evangélicos no se pongan de acuerdo si leen la misma Biblia? Pero más allá del evento, es curioso ver cómo se puede llegar a sostener absurdos sobre los orígenes del planeta y de los humanos cuando se deja de lado el pensamiento racional, cuando se cae en la trampa del pensamiento único.

Pastora María Luisa Piraquive, líder
 y profeta de la Iglesia de Dios
Ministerial de Jesucristo Internacional.
El pensamiento único puede llevar a fomentar la discriminación. En meses pasados y tras las protestas contra la Iglesia de Dios Ministerial realizadas al conocerse que su máxima líder, la pastora María Luisa Piraquive, pedía que no se permitiera predicar a las personas en situación de discapacidad física. La cúpula religiosa argumentó inicialmente que no era discriminación, sino reglamentos internos. Normas, requisitos, reglas, o como los llamasen seguían siendo discriminatorios. Los líderes de la susodicha luego jugaron la carta de la victimización. Alegaron ver afectada su libertad religiosa, hablaron de una conspiración mediática y afirmaron que “con lo de Dios no se juega”. Lo que muchos de los fieles de ese credo veían como persecución no era más que... el normal proceso de libre crítica que debe caracterizar a una sociedad libre y democrática. Lo más lamentable de la anterior coyuntura no fue que la Iglesia de Dios Ministerial no haya rectificado, sino que su inmensa feligresía haya aceptado acríticamente las explicaciones dadas por sus líderes religiosos. "Cuando los derechos se llaman de otra forma hay discriminación", decía Pedro Zerolo, activista LGBT del PSOE. Nada más cierto en este caso.

Los Testigos de Jehová desestimulan la educación superior,
los adventistas del séptimo día advierten contra las clases de filosofía,
 biología y geología en universidades a las que llaman "mundanas"
en contraposición a las suyas.
El pensamiento único, que presume ser el verdadero y más perfecto, curiosamente huye convenientemente del debate. Las recomendaciones a los creyentes para que no lean fuentes diferentes a las oficiales o que entablen amistad con “mundanos” están a la orden del día. La decimonónica líder adventista Elena G. de White se lamentaba de la educación científica en los siguientes términos: 

Hay peligros igualmente grandes en el estudio de la ciencia, según se acostumbra a realizarlo. En las escuelas de cualquier grado… se enseña la evolución… que tiende a inspirar incredulidad.”[i] 


Más recientemente la revista Atalaya, de los Testigos de Jehová, aconsejaba a no asistir a la universidad: 

“¿Qué ambiente se respira en la mayoría de las universidades de este mundo? ¿Verdad que suelen ser foco de descontento social y político, y se caracterizan por la inmoralidad y los excesos? (Efesios 2:2) En contraste, la organización de Jehová ofrece la mejor educación en el pacífico ambiente de la congregación cristiana.”[ii]

Pero el “pacífico ambiente cristiano” que piden los religiosos es un ambiente estéril. Es el conformista entorno en el que ya todo está dicho, las grandes cuestiones solucionadas, en el que se prohíbe pensar por fuera del molde. Es la fórmula de la receta que puede sumir a una sociedad en un barbarismo talibán o en el atraso científico que vivió Occidente antes del renacimiento.

Bien decía Estanislao Zuleta, filósofo y ateo colombiano:

“En lugar de desear una filosofía llena de incógnitas y preguntas abiertas, queremos poseer una doctrina global, capaz de dar cuenta de todo, revelada por espíritus que nunca han existido o por caudillos que desgraciadamente sí han existido.
Adán y sobre todo Eva, tienen el mérito original de habernos liberado del paraíso, nuestro pecado es que anhelamos regresar a él.[iii]

El recurso de salvaguardar el pensamiento único contra la insidiosa crítica lo han encontrado los clérigos en el pecado inexistente de la blasfemia. Con frecuencia se pide la censura de los librepensadores que han criticado abiertamente las religiones organizadas, sus líderes o sus supuestos libros sagrados porque se hieren los sentimientos religiosos o simplemente porque son blasfemos. Las ideas políticas y económicas son cuestionadas a diario en los países libres sin que político alguno diga que tal acción es pecaminosa. Pero en el caso de la religión el rasero es diferente. Frente a la imposibilidad de defender aquello que es completamente subjetivo y carente de sustento racional la censura es la mejor solución.

En la tierra del libre examen no hay una moral objetiva y perfecta. Las grandes cuestiones morales de la sociedad deben analizarse críticamente y tenerse en cuenta los nuevos conocimientos que provee la ciencia, así como la filosofía y los derechos humanos. Temas como la eutanasia, el aborto, el matrimonio entre parejas del mismo sexo o la prohibición como estrategia válida en la lucha contra las drogas, se deben analizar con pensamiento crítico. Lo último que se necesita en estos temas es traer a colación un libro de otras épocas presuntamente revelado para pedir el cese de la discusión. Pero, formar una sociedad crítica requiere trabajo, un esfuerzo que individuos y gobiernos no están dispuestos a hacer, ya sea por mediocridad o conveniencia. Creer es más fácil que pensar.

En conclusión, el idílico mundo del pensamiento único, muy común aunque no exclusivo del universo religioso, que ofrece al ciudadano las grandes preguntas de la vida y la moral ya resueltas son un facilismo que a la postre resulta negativo y peligroso para la sociedad porque la estanca, genera discriminación y quita al ser humano su cualidad más valiosa que es la de poder pensar por sí mismo.




[i] White, E. (1893). La Educación. Página 223.
[ii] Cuerpo Gobernante. Sirvan a Jehová como esclavos, La Atalaya, 15 de octubre de 2013, páginas 14-16.
[iii] Zuleta, E. (2000). Elogio de la Dificultad. Agenda Cultural Medellín, 2-5.

@yesydrodriguez    @ateosbogota       @sindioses_org

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Este blog ha sido creado basándose en contenidos propios y otros recopilado de blogs, webs, email recibidos de amigos y algunas otras fuentes escritas. Todo ello ha sido colocado de buena fe y no se intenta violar la propiedad intelectual o copyright de ninguna persona u organización y siempre citamos la fuente y el enlace para acceder al contenido original. En todo caso, si por alguna circunstancia ocurriera esto, ¡ por favor avisenos!, se realizarán las acciones necesarias.